Inglaterra - España

¿Qué se necesita para dirigir un club de fútbol de élite?

Este verano se han producido varios cambios en los timones de los clubes de élite europeos, como el regreso de Carlo Ancelotti al Real Madrid y la llegada de Julian Nagelsmann al Bayern de Múnich, pero, ¿cómo podemos predecir qué fichajes tendrán éxito?

Para responder a esta pregunta, hemos analizado todos los fichajes de entrenadores de los principales equipos europeos en la última década y hemos desglosado lo que tienen en común los mejores entrenadores de fútbol.

Hemos definido un equipo líder como aquel que ha llegado a los cuartos de final de la Liga de Campeones al menos en cinco ocasiones y que compite en una de las «cinco grandes» ligas europeas.

Esto nos da un total de 72 entrenadores para analizar, y el éxito de cada uno de ellos se juzga utilizando su rendimiento en las competiciones de liga y copa en relación con el promedio del club a largo plazo.

Por ejemplo, un entrenador puede ser considerado un éxito en un club como el Lyon, pero los mismos logros pueden no ser suficientes para superar el listón de un club más poderoso como el Chelsea.

También hemos excluido las etapas actuales que aún son demasiado nuevas para ser juzgadas con equidad.

Los entrenadores con mejor rendimiento a los cuarenta años

Si Julian Nagelsmann quiere triunfar en el Bayern, campeón de Alemania, tendrá que mejorar su rendimiento con respecto a la mayoría de los entrenadores treintañeros.

La mayoría de los entrenadores menores de 40 años que han tomado las riendas de un equipo europeo de élite en las últimas 10 temporadas no han recompensado la confianza de la directiva.

Por ejemplo, André Villas-Boas tuvo problemas en el Chelsea y el breve paso de Clarence Seedorf por el Milan es mejor olvidarlo.

Los nuevos fichajes que rondan los cuarenta años, sobre todo los que se acercan a los 50, han sido los que mejor han funcionado ya que más de la mitad de ellos han sido capaces de llevar a su club al éxito.

Los ganadores de la Premier League, Pep Guardiola y Jurgen Klopp, son ejemplos recientes de fichajes dentro de este grupo de edad.

Los jugadores legendarios imponen respeto

Hay un elemento de optimismo en pensar que un jugador que destacó en el campo puede transferir esa mentalidad ganadora a otros después de retirarse y convertirse también en entrenadores de fútbol de alto nivel, un razonamiento que a menudo da un buen resultado.

Los entrenadores con carreras brillantes como jugadores tienden a tener mejores resultados que aquellos que lograron menos, con las temporadas de Zinedine Zidane en el Real Madrid, cargadas de trofeos, como un poderoso ejemplo reciente.

«Conocer la liga» está sobrevalorado

Un factor que a menudo discuten los periodistas y los expertos tras el anuncio de un nuevo entrenador es si este «conoce la liga».

La experiencia previa en la división, ya sea como jugador o al frente de otro club, parece que debería ser una ventaja, pero la historia reciente sugiere que no lo es.

Los nuevos entrenadores sin experiencia como jugadores o directores técnicos en la misma liga han triunfado cómodamente en más de la mitad de las ocasiones, lo que es más de lo que se puede decir de los que tienen experiencia previa en la misma liga.

Por ejemplo, tanto Leonardo como Vincenzo Montella duraron una sola temporada en uno de los clubes de Milán a pesar de haber jugado y entrenado antes en la Serie A.

Mientras tanto, fichajes como el de Manuel Pellegrini por el Manchester City o el de Antonio Conte por el Chelsea han dado títulos de liga a pesar de que sus nuevos entrenadores no tenían experiencia en el fútbol inglés.

La experiencia lo es todo

Independientemente de la edad que tenga un entrenador, de su carrera como jugador o de dónde haya trabajado antes, los datos sugieren que es necesaria cierta experiencia previa al frente de un club de fútbol.

Los que han dado sus primeros pasos en la conducción al frente de un gigante europeo han fracasado casi siempre.

El decepcionante debut de Andrea Pirlo en la Juventus, que puso fin a su racha de nueve títulos consecutivos de la Serie A, y la desastrosa etapa de Thierry Henry en el Mónaco, son poderosos ejemplos de por qué nombrar a un entrenador novato es un gran riesgo.

Aquellos que tienen entre tres y seis puestos previos como entrenador o entre seis y diez años de experiencia como tal son los que mejor han rendido, llevando a sus nuevos clubes al éxito en casi dos tercios de las ocasiones.

Puede que sea un cliché, pero el hecho de haber ganado ya un trofeo importante también se correlaciona bien con la capacidad de conseguir más.

Mientras que poco más de una cuarta parte de los entrenadores sin un gran logro en su haber triunfaron en su nuevo puesto, los que tenían entre tres y cinco en su historial, se impusieron en dos tercios de las ocasiones.

Una conexión con el club puede ser beneficioso

Si no puede atraer a uno de los mejores entrenadores de fútbol con un historial de haber ganado títulos, entonces un antiguo jugador del club es una mejor opción que un desconocido.

Los entrenadores sin trofeos que habían estado previamente en el club tuvieron éxito en más del doble de ocasiones que aquellos que no tenían ninguna conexión con sus nuevos equipos.

El ex barcelonista Luis Enrique tenía un palmarés vacío antes de su nombramiento como entrenador de los catalanes, pero dejó el club con dos títulos de La Liga, tres Copas del Rey y una Liga de Campeones en su historial.

Hansi Flick siguió recientemente un camino muy similar tras regresar al Bayern de Múnich, ganando la Bundesliga y la Liga de Campeones en su primer intento.

X