Real Madrid - Tenerife Basketball Liga ACB

Los 10 mejores jugadores de fútbol en la historia

El debate sobre los mejores futbolistas de la historia, los mejores jugadores de fútbol de todos los tiempos, siempre está sobre la mesa. Más allá de discutir quien es el mejor en cada momento, parece que los números, las estadísticas y el paso del tiempo ayuda a saber más fácilmente, quienes han sido los mejores de la historia.

En cualquier caso, las discusiones nunca faltan, entre los defensores de Messi como el mejor de la historia, los fanáticos de Maradona, quienes otorgan ese honor a Cristiano Ronaldo, o quienes lo reclaman para otros como Beckenbauer, Pelé o Ronaldo Nazario.

Suponemos que más allá de la edad de cada uno, el lugar de procedencia y preferencia por uno u otro tipo de fútbol puede influir en decidirse sobre quién es mejor.

En bwin queremos terminar con este debate o puede que incendiarlo del todo, proponiendo nuestra lista de mejores jugadores de fútbol de todos los tiempos. A decir verdad, coincide al menos en los 10 primeros, al 100% con el listado que publicó ForForTwo, una de las revistas impresas más relevantes del panorama futbolístico.

Los 10 mejores jugadores de la historia

En esta lista, se establecieron los setenta y cinco mejores futbolistas de todos los tiempos, según las votaciones de los lectores. Nosotros hemos escogido los 10 primeros para traértelos de vuelta, recordar aquellos que llevan más tiempo de inactividad y sacar de nuevo a relucir uno de los debates que más se han producido en el mundo del fútbol. Estos son los 10 mejores jugadores de la historia.

Diego Armando Maradona

En el primer puesto, no podía fallar Diego Maradona. El Pelusa emocionó a todo el mundo con su juego y nos hizo sufrir con su vida atormentada. Dentro del terreno de juego, nadie hizo las cosas que hizo él.

Maradona, un centrocampista bajo pero intrépido conocido por su habilidad para crear oportunidades de gol para sí mismo y para los demás, llevó a equipos de clubes a ser campeones en Argentina, Italia y España.

El pináculo de su carrera llegó como miembro de la selección argentina que ganó la Copa del Mundo de 1986. Su actuación allí incluyó dos goles memorables en una victoria de cuartos de final sobre Inglaterra. El primero fue anotado ilegalmente con su mano izquierda, que Maradona luego afirmó que fue obra de «la mano de Dios» y el segundo no requirió ayuda sobrenatural, más bien una habilidad sobrenatural para regatear a una avalancha de defensores para encontrar el fondo de la red. En total, Maradona jugó en cuatro Copas del Mundo y anotó la impresionante cantidad de 34 goles en 91 apariciones internacionales con Argentina.

Leo Messi

¿Mejor que Maradona durante más años? Por supuesto que sí. Messi tiene unos números que dan miedo, pero no solo de las estadísticas viven los genios. Verlo jugar también es inspirador como resultaba con el Barrilete Cósmico. Sin embargo, por sensaciones, capacidad de liderazgo e influencia en la historia de este deporte, tenemos que otorgar la 2ª posición de la lista.

Messi se embarcó en un asalto total a los libros de récords en 2012. Se convirtió en el primer jugador en marcar cinco goles en un partido de la Liga de Campeones a principios de marzo y unas semanas más tarde superó el récord del club de César Rodríguez de 232 goles para convertirse en el máxima goleador de todos los tiempos del Barcelona.

A finales de 2012, Messi había acumulado la asombrosa cantidad de 91 goles en partidos de clubes e internacionales, eclipsando los 85 anotados en un solo año calendario por Gerd Muller en 1972. Oportunamente, rompió otro récord cuando fue nombrado el Balón de Oro de la FIFA. ganador por cuarta vez en enero de 2013. También pudo convertirse en el máximo goleador de todos los tiempos en LaLiga y la Liga de Campeones a finales de 2014.

Pelé

Edson Arantes do Nascimento Pelé supuso la irrupción más meteórica que se ha visto en la historia del Fútbol. A los 17, allá por 1959, sorprendió al mundo entero al tener un gran rendimiento en el Mundial de Suecia, donde a tan temprana edad y con el 10 a la espalda guio a su selección hasta la consecución del título de campeones.

El juego electrizante de Pelé y su afición por los goles espectaculares lo convirtieron en una estrella en todo el mundo. Su equipo Santos realizó una gira internacional para aprovechar al máximo su popularidad. En 1967, él y su equipo viajaron a Nigeria, donde se declaró un alto al fuego de 48 horas en la guerra civil de esa nación para que todos pudieran ver al gran jugador.

Pelé anunció su retiro en 1974 pero en 1975 acordó un contrato por tres años con el New York Cosmos de la North American Soccer League para promover el deporte en los Estados Unidos. Se retiró después de llevar al Cosmos al campeonato de liga en 1977.

Johan Cruyff

El holandés volador es una de las figuras más relevantes del deporte rey. Siempre a la vanguardia, primero con el Ajax campeón de Europa, luego con la Selección holandesa y su Fútbol Total, y para acabar con la creación del estilo de juego del FC Barcelona en el Dream Team. Pocas veces el genio de un crack como jugador se puede ver trasladado a su habilidad en el banquillo. Esta es una de esas ocasiones.

Cruyff tenía 17 años cuando debutó con la selección absoluta. Después de ayudar al Ajax a ganar seis títulos de liga, cuatro copas nacionales y tres Copas de Clubes Campeones de Europa (ahora conocida como la Liga de Campeones de la UEFA [Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol]), fue transferido al FC Barcelona en 1973. Capitaneado por Cruyff, el Barcelona ganó el campeonato de la Liga española en 1974 y fue subcampeón en 1976 y 1977.

El temperamental Cruyff, junto con Franz Beckenbauer de Alemania Occidental , fue considerado como el mejor jugador del mundo en una era en la que el juego europeo estaba dominado por “fútbol total ”, un estilo de juego desarrollado por el entrenador holandés Rinus Michels que enfatizaba la habilidad, la versatilidad y la creatividad en todos los sentidos. Cruyff debutó con la selección holandesa a los 19 años y marcó 33 goles en 48 partidos internacionales.

En el Mundial de 1974, la selección holandesa, dirigida por Cruyff y en la que estaban Johan Neeskens y Ruud Krol, realizó una memorable exhibición de fútbol total que le valió el apodo de “La Naranja Mecánica” (nombre tomado de la novela pero inspirado en las camisetas naranjas del equipo). Aunque Holanda perdió ante Alemania Occidental en el partido por el campeonato, la brillantez individual de Cruyff le valió para ganar el premio Balón de Oro (Jugador Más Valioso) del torneo.

Cristiano Ronaldo

El portugués ha conseguido pasar a la historia del fútbol gracias a su carácter ganador, a su ambición y su ética de trabajo. Máximo goleador del Real Madrid y la Selección Portuguesa de todos los tiempos, también en Champions League, y en campeonatos internacionales ha destacado. Ha conseguido para Portugal la Eurocopa de 2016 y la Nations League de 2019.

Alfredo Di Stéfano

La Saeta Rubia llegó al Santiago Bernabéu siendo ya considerado una leyenda. De blanco, no solo consolidó su status, sino que además consiguió entrar en la historia de este deporte.

Ganar. Esa fue la única palabra en el diccionario del hispano-argentino. Toda su trayectoria en la entidad blanca estuvo repleta de éxitos y goles. En total, 308 tantos oficiales que le convirtieron en un símbolo del madridismo. Además, ganó en cinco ocasiones el Trofeo Pichichi. Memorables fueron sus actuaciones en las finales de Copa de Europa, anotando al menos un tanto en todas ellas.

Absoluto dominador en España y en Europa, el Real Madrid giraba en torno a la inconmensurable figura de Alfredo di Stéfano. Nacionalizado español, vistió la camiseta de la Selección en 31 ocasiones, aunque no pudo disputar ninguna fase final de un torneo internacional.

Franz Beckembauer

Bávaro de nacimiento, obtuvo innumerables éxitos con el equipo de sus amores, el Bayern Múnich, con el que ganó tres Copas de Europa y cuatro Bundesligas. También jugó con el Cosmos de Nueva York y el Hamburgo.

Beckenbauer era capitán del equipo que ganó la Copa del Mundo en 1974 y seleccionador cuando Alemania se alzó con el título en Italia 1990.

Zinedine Zidane

Zizou llevó a su país a la victoria en la Copa del Mundo de 1998 y la Eurocopa de 2000. Ya como mejor jugador del mundo, la rompió en la Juve para ser el fichaje estrella de la era de los Galácticos en el Real Madrid, donde levantó otra Champions League, siempre sonó para llevarse un nuevo Balón de Oro tras el conseguido en 1998. Leyenda del madridismo como jugador y entrenador, también lo es de la selección francesa, donde fue uno de los mejores, quizás el mejor junto a Platini y donde se le espera como entrenador también.

Ferenc Puskas

El húngaro era el mejor jugador de la época junto con Di Stéfano, estuvo un año sin jugar para venir a España, y cuando lo hizo, Pancho, como se le conocía en Chamartín encontró la horma de su zapato. Temporadas en las que ya veterano, todavía quedaba máximo goleador. Una pierna que era un cañón y capaz de quedar en la memoria de todos los aficionados al fútbol como uno de los mejores de todos los tiempos.

Ronaldo Nazario

El que para casi todo el mundo del fútbol es el mejor delantero de todos los tiempos hubiera sido casi con toda la seguridad el mejor de la historia de no haberse lesionado tantas veces. A pesar de sufrir varias lesiones en ambas rodillas, todavía le llegó para ser durante mucho tiempo el máximo goleador de la historia de los Mundiales, campeón del Mundo dos veces y dos veces balón de oro. Un delantero letal, potente, habilidoso y muy inteligente. Verlo jugar era toda una gozada.

X