FC Krasnodar - Sevilla

Los padres e hijos más exitosos en la historia de la Fórmula 1

Hace unos días atrás fue celebrado el Gran Premio de Eifel, en el cual se esperaba el debut de Mick Schumacher en la máxima categoría del automovilismo. Aunque el joven de 21 años solo dio sus vueltas en el Alfa Romeo en la primera sesión de entrenamientos libres, el mundo de la Fórmula 1 sigue esperando con ansias ver al hijo de Schumacher. La expectativa es enorme, después de todo, el joven está siguiendo los grandes pasos de su padre Michael. Sin embargo, en la larga historia de la Fórmula 1, no es el primer dúo padre-hijo que busca el título y por eso en bwin decidimos analizar a los dúos más exitosos de la historia.

Sin duda, Michael Schumacher es probablemente el piloto de Fórmula 1 más exitoso en la historia del automovilismo con 7 títulos de campeonato mundial, 91 victorias en GP y 77 vueltas rápidas de carrera. Sin embargo, que su hijo Mick pueda construir su carrera apalancado en estos logros y continuar honrando el nombre de Schumacher es algo que aún está por definirse. En la Fórmula 2, el piloto de Prema Racing ha conseguido hasta ahora 191 puntos en el Campeonato Mundial y lidera la clasificación general desde el principio. El piloto de 21 años es nuevamente recomendado para la máxima categoría y es uno de los candidatos más populares para una posición en la cabina de mando en la próxima temporada de F1.

El holandés errante

El hijo de un ex piloto de F1 está actualmente calentando sus motores en la máxima categoría. Max Verstappen siguió los pasos de su padre (Jos Verstappen) a la edad de 17 años, convirtiéndose en el piloto más joven en los libros de historia del Gran Premio de Australia. Después de recalar en Red Bull Racing al año siguiente, el neerlandés ganó su primera carrera y se coronó como el ganador de GP más joven de todos los tiempos. Con otros 8 éxitos hasta el momento, el hijo ya es más exitoso que el padre, aunque el título de un campeonato aún se mantiene esquivo en la vida del joven. Sin embargo, los dos juntos forman el dúo holandés de F1 más exitoso.

De tal palo, tal astilla

A Mini-Schumi le encantaría hacer lo mismo que Damon Hill y Nico Rosberg en un futuro próximo. Como sus padres, ambos hijos aseguraron el título mundial. Sin embargo, Rosberg tuvo que invertir mucho tiempo para que la Copa Mundial fuera perfecta. Nacido en Wiesbaden, completó la enorme cantidad de 206 carreras antes de ganar la Silver Arrow en 2016. En contraste con esto, su padre Keke tenía un presupuesto muy bajo. El finlandés ganó solo 5 grandes premios en su carrera y solo uno en su temporada de campeonato mundial. Hasta el día de hoy, tiene el récord de menos victorias para el título mundial.

Jacques lo hace por su padre Gilles

Esta es probablemente la historia más trágica del dúo padre e hijo en la máxima categoría. Gilles Villeneuve, que había estado en las pistas en un Ferrari, solo puedo convertirse en subcampeón del mundo antes de su deceso en 1982. Al veterano se le escapó cualquier otra oportunidad después de tener un accidente fatal en el Gran Premio de Bélgica. Luego, 14 años más tarde, su hijo Jacques debutó con Williams y en ese momento no se sabía qué carrera estaba floreciendo. El piloto de F1 igualó el subtítulo de su padre en la temporada inicial. Un año más tarde, el joven fue más allá y ganó el título mundial para su padre. A pesar de otros numerosos intentos (BAR, Renault, Sauber), se mantuvo con ese único triunfo. El ahora piloto de 49 años tan solo logró ganar un Gran Premio.

El Hijo perdido

¡No existe tal cosa como un “gen del campeón del mundo”! David Brabham y Nelson Piquet Junior lo demuestran. La aparición en la máxima categoría duró poco para ambos pilotos. Piquet completó 28 carreras en un Renault y Brabham soo logró 24 Grandes Premios. El australiano no consiguió ni un solo punto en la Copa del Mundo durante sus apariciones, mientras que la breve aparición del brasileño, que sumó 7 veces en la clasificación, le fue un poco mejor. En 2015, el entonces treintañero ganó la Fórmula E, que se celebró por primera vez. Los padres, por otro lado, fueron tres veces campeones del mundo

La familia Hill ha demostrado lo contrario. El padre Graham ganó sus dos títulos mundiales en 1962 y 1968. El hijo Damon lo hizo igual que el padre y también ganó el campeonato mundial. Este es el equipo padre-hijo más exitoso en la larga historia de la Fórmula 1. Un total de 36 grandes premios y 33 poles fueron obtenidos por la familia Hill. Con una sola victoria, Mini-Schumi superaría el récord existente.

X